El futuro de la última milla

Publicado por vonzu en

La etapa final de las operaciones logísticas, es decir, la entrega (y/o recogida) del almacén al destinatario, es clave para el éxito de la distribución y la satisfacción de las necesidades del cliente. Con el crecimiento sostenido del comercio electrónico es fundamental analizar los desafíos de la última milla y pensar en soluciones eficientes y sostenibles a los problemas actuales: demanda de flexibilidad por parte de los usuarios, compleja gestión de retornos, reducción de huella de carbono, entre otros.

Experiencia del cliente

Los usuarios se inclinan por entregas cada vez más rápidas, popularizando la demanda de opciones en el mismo día y por franja horaria, particularmente en el sector alimentario y farmacéutico. Al mismo tiempo, el precio es el principal condicionante, hay una exigencia de envíos gratuitos.  Por su parte, la información a tiempo real es otro ítem a tener en cuenta, los clientes esperan un seguimiento del envío más preciso y detallado. Sin embargo, estas demandas en las entregas significan un problema para la sostenibilidad económica y ambiental.

Costes logísticos

Si consideramos la cadena de suministro en su totalidad, la operaciones de la última milla representan la parte más costosa. La falta de tecnología en el sector para abordar los volúmenes de entregas y recogidas, junto con las demandas de instantaneidad por parte de los consumidores, hace que la logística actual sea difícil de sostener y gestionar. Es imprescindible encontrar soluciones para reducir los costes y convertir a la distribución en un sistema más eficaz.

Movilidad

En el espacio urbano, el aumento del tráfico de vehículos de reparto afecta la movilidad e incrementa la polución en las ciudades. Es por ello que en los últimos años se han implementado mayores restricciones a vehículos motorizados en los centros urbanos, lo que dificulta hacer frente al volumen de envíos que justamente se concentran en estos puntos neurálgicos.

Por otro lado, en las áreas rurales es necesario analizar cómo solventar las complejidades de acceso para las entregas y su baja rentabilidad para los operadores logísticos.

Considerando estos retos, los recursos deben ser destinados a mejorar la experiencia del usuario, ya que es un determinante a la hora de repetir o no la compra. La explotación del Big Data se convierte en un factor fundamental para predecir los picos de actividad, planificar mejor los recursos, minimizar los riesgos en la prestación del servicio y aumentar la eficiencia.

Sin embargo, es necesario cuestionarse si los modelos de entregas en el mismo día y envíos gratis son el futuro de la logística. Es necesario generar conciencia acerca de soluciones logísticas más sostenibles para el ecosistema y la economía. Desde esta perspectiva, hay que seguir trabajando en elementos como los puntos de recogida y buzones electrónicos, instalación de almacenes en ciudades, traslados nocturnos, vehículos sin emisiones y autónomos, en vistas a mejorar las entregas y recogidas, reducir problemas en la movilidad y la contaminación de las urbes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *